99: 8 de marzo de 2021

Soy mujer, me dedico a un mundo históricamente capitaneado por hombres y tengo la suerte de estar rodeada en lo personal y lo laboral de grandes personas que hacen que mi día a día valga la pena.

Desgraciadamente, a lo largo de mi vida he vivido situaciones de discriminación, de críticas destinadas a la inferioridad y también algún que otro comentario basado en mi cuerpo como objeto único de éxito. Nacer mujer no debería ser condena ni condición para llevar a cabo tu vida. Nacer mujer no debería significar tener que demostrar las cosas dos veces, ni tener que aguantar comentarios o situaciones incómodas. Cuando estas acciones son reiteradas el nivel de frustración e impotencia es enorme, se escapa de la razón.

A través del vídeo me gustaría simplemente recordar que todo depende de nosotros, de la sociedad, del mundo en el que queremos vivir y el que estamos dejando a las futuras generaciones. A las chicas no nos deberían advertir de que es peligroso ir andando sola por la calle cuando es de noche, así como tampoco deberíamos tener que ir con cuidado de lo que decimos o hacemos porque ‘se puede interpretar de otra manera y pueden pensar que…’. Se nos debería educar a todos del mismo modo: en el respeto hacia la otra persona independientemente del sexo, en la libertad de cada uno, en la admiración y en la valoración positiva. Escrito así incluso a mí me resulta una quimera en este momento, pero no pierdo la esperanza en el hecho de que me moriré viendo un mundo mejor.

No somos débiles, no somos tontas, no somos ignorantes, no somos inocentes, no somos inferiores, no somos fáciles, no somos secundarias, no somos un objeto. Somos valientes, somos fuertes, somos inteligentes, somos listas, somos iguales, somos importantes, somos personas. Todas, todos, merecemos lo mismo.

Y tal y como escribí hace un tiempo, no quiero generalizar. Yo me siento muy afortunada de los hombres de mi vida (mi padre, mi pareja, mi hermano) y de mis compañeros de trabajo. Del mismo modo que todas las mujeres de mi familia y de mi entorno son un referente y un espejo en el que mirarme todos los días, también siento que ellos son ejemplos de personas sanas y buenas. Ese es el camino. Que a nadie se le olvide que al final depende de uno mismo el actuar y el comportarse de una manera u otra, que no hay que regirse ni imitar al patriarcado ‘porque es lo que he vivido, no he visto otra cosa’. Existen miles de recursos y hay acceso suficiente a la información como para quedarse en esa excusa de manera perenne. La voluntad de cambio siempre es una opción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s