Noviembre. La temporada acaba en unos días y recuerdo el primer día que pisé Qatar como si hubiera sido hace un par de meses. Qué de emociones, qué de momentos, qué de regalos me ha dado la vida durante este año. Mucho más de lo que hubiera podido imaginar. Me encanta echar la vista atrás y ver no solo que hay expectativas que se han superado con creces, sino que también me han ocurrido cosas que no entraban en mis planes ni por asomo. Después de la vorágine del triplete, de ver el esfuerzo de todo un equipo desde dentro, de la cantidad de horas de avión, de las temperaturas de un país y del otro, de los km andados en cada circuito, de…