78: Dos

Dos manos, dos pies, dos piernas, dos brazos, dos ojos, dos orejas, dos pulmones, dos riñones, dos aurículas en el corazón, dos ruedas, dos motos. Un par de cosas, en dos horas, en dos días, la carrera es a las dos, en dos semanas, hace dos años. Real e irreal, bonito y feo, playa o montaña, vino blanco o vino tinto, amor y desamor, vida y muerte, el bien y el mal, el cielo y la tierra, ida y vuelta, alegría y tristeza, ganador y perdedor. Tarzán y Jane, Romeo y Julieta, Nicky Lauda y James Hunt.

Muchas de las ‘cosas de la vida’ vienen en doble formato, cual combinación simbiótica: una de las piezas complementa a la otra ejerciendo su función y sin la existencia de una de las partes el resultado es distinto. O mejor dicho, para poder definir una de ellas suele ser necesario aportar la información de la otra. En cambio, los elementos que de manera natural están duplicados ejercen la misma función: las manos, los pies, los órganos, los ojos. Ambos son importantes al mismo nivel. ¿Se puede vivir solo con uno de ellos? Sí, pero adaptándote y siempre notando la ausencia del que ya no está. Hasta aquí, igualdad al cuadrado. Es curioso: el número dos es el número de la empatía, de la generosidad, de la consideración hacia los demás, de la resiliencia, del compañerismo, de la bondad, de la entrega. Curioso, por decir algo.

Esta ya es la segunda vez que lo haces, es la segunda vez que te lo digo, te voy a dar una segunda oportunidad, ya te he dado dos oportunidades, solo entran los primeros, no hay lugar para dos, dos es mucho. 

De niña me gustaba mucho el número Dos. Por mi apellido (Aneas) siempre fui la segunda de la lista y el número me encantaba, sin más. Repito, de niña. En los últimos años, en contextos en los que dos partes (o personas) estaban implicadas he experimentado lo que puede significar ser la segunda (escribo en femenino porque soy mujer, pero no necesariamente me refiero solo a mí y a mi experiencia), estar en segunda posición, en el banquillo, ser lo que va detrás del uno, sin poder optar jamás a esa primera posición. En la sombra, en silencio, sin armar jaleo. Inmediatamente después del uno, el dos siempre está ahí y en caso de que el uno falle, el dos recibe el premio de rebote. A veces las personas recibimos ese trato.

Creo que ningún ser humano debería ser ‘segundo plato’ ni de nada, ni de nadie. Está claro que uno no elige qué lugar ocupa en la vida de los demás, pero sí es posible elegir dónde queremos estar. En segundo plano se puede vivir eternamente. Sin hacer ruido, sin alteraciones, sin cambios, sin movimiento, con cierta tranquilidad, normalmente a la espera de que lo que va primero se acabe, se extinga y te dé paso. O no. Quizás no haya un uno a quien batir, quizás es que simplemente falte algo para que ocupes el primer puesto. Quizás seas un dos toda tu vida, porque tal vez para determinados barómetros no reúnes todas las condiciones para estar en primera posición. Qué jodido. Qué dolor. Qué impotencia. ¿Y ahora, qué? Si te compensa, bien. Y si no, lárgate por mucho que te cueste y te duela. No renuncies a lo que de veras quieres. Sal de esa clasificación y busca aquella en la que puedas ocupar el primer puesto, en la que te ofrezcan todas esas garantías que en algún momento u otro de la vida mereces recibir, tarde o temprano llega el momento de avanzar, o abandonar. Con dos cojones, con un par de huevos, o sí, o no.

Anuncios

Un comentario sobre “78: Dos

Agrega el tuyo

  1. Me ha encantado, mi padre siempre me decía… “si vas a trabajar en algo que seas el mejor, en lo que sea, pero esfuérzate para que te valoren sin tener que pisar a nadie, que te tengan aprecio y reconozcan tu trabajo.”

    “El segundo clasificado es el priemero perdedor”
    Ayrton senna

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: