El otro día, hablando con una amiga mía sobre las sorpresas que te puede dar la vida, me dijo que cuando las personas estamos al límite de una situación es cuando debemos mostrar nuestra mejor versión, que ese es el momento en el que menos tenemos que tambalear. Según ella, la manera en la que alguien actúa cuando ha recibido una fuerte sacudida saca a la luz la verdadera esencia de cada uno. Yo creo que encontrar la combinación adecuada entre no perder los nervios, no saltar por los aires, no buscar material explosivo y hallar la calma, la resiliencia, la serenidad y la empatía no es del todo fácil, pero a la larga puede dar mayores resultados. En esas ando; intentando descubrir cuándo…