54: El perdón

De todas las acciones vistas y vividas el fin de semana pasado entre Márquez y Rossi y a tener de lo que suelo escribir en el blog, me quedo con una: el momento en el que Marc fue a pedir perdón al box de Valentino. A algunos les parecerá un gesto sincero y a otros no, en eso no voy a entrar. Pero se dirigió hasta allí. Y Valentino no quiso aceptar las disculpas. Lo respeto, como todo o casi todo en esta vida.

Hace un tiempo, hablando con mi madre, le conté que yo solía creer que pedir perdón no significaba mucho, que yo no necesitaba que alguien se disculpara en el caso de tener que hacerlo. Que el daño ya estaba hecho y que pronunciar un simple “perdón” o “lo siento, discúlpame”, no aportaba nada, ni arreglaba las cosas. Eso se lo decía porque en aquel momento había empezado a darme cuenta de que en realidad es algo muy, muy aliviador. Qué curioso, un simple término. Al menos para mí, en algunas situaciones equivaldría a sacar la varita mágica, un leve toque en forma de voz que es capaz de cambiar o calmar las circunstancias para seguir adelante sin alimentar el rencor, ni la corrosión. Aunque hay muchas cosas que encajan en la teoría del jarrón roto: cuando se hace pedazos, puedes recomponerlo pero no recuperará jamás su estado original.

Se recupere o no el estado original de las cosas, hacer saber a alguien que has dicho o hecho algo sin intención de herir es tan importante o más como hacerle saber que lo/la quieres. Normalmente es más sencillo decir lo bonito y agradable, que reconocer que has patinado de lo lindo. Pero y qué, no pasa nada por dejar a un lado de vez en cuando las corazas, las vergüenzas y los prejuicios. Todos somos humanos, todos nos equivocamos y todo o casi todo acaba teniendo solución. Y si no la tiene… La lección la aprendes seguro y tal vez la próxima vez uses la cabeza un poquito más. Considero que tener la capacidad de asumir el error es valiente y valorable, dice mucho de ti, o del que tienes delante mostrando su desnudez emocional, por así decirlo. Hay gente que le da poco valor (como yo, antes) y que lo ve como un mecanismo automático para salvar el error y nada más, pero no creo que sea así. Cada persona acarrea con su genética y su experiencia y actúa según sabe y puede, y por lo tanto ese mix incluye la opción de equivocarse.

No sé si siempre que pedimos perdón lo hacemos de manera 100% sincera y de corazón. Supongo que eso se averigua o se completa con lo que el cuerpo y la mirada transmiten, que al final comunican mucho más y engañan bastante menos que las palabras, en el caso de que estas estén algo contaminadas. Por suerte o por desgracia, la vida cambia de un momento a otro y te pone en aprietos que no se arreglan con un “perdón”. Así que mientras no sea así, mientras la vida no decida traerme algo que no dependa de mí, si con un simple gesto se puede enmendar y subsanar cualquier daño, yo me pido la primera, tanto para disculparme, como para aceptar disculpas. No hay tiempo que perder.

3 comentarios sobre “54: El perdón

Agrega el tuyo

  1. L’orgull no ens serveix de res, ni per nosaltres mateixos ni pels altres. Si que es vritat que en alguns moments de la nostre vida l’orgull ens pot, peró saps que? Anda yaa!!! Si l’únic que fa es taladrar-nos el cap. Intentem ser feliços, saber demanar perdó, acceptar les disculpes dels altres i sobretot perdonar per viure tranquils. Així anirà tot millor, no hi hauran tants malts rotllos!
    Rectificar és de savis.

    Molta gent hauria de llegir el teu escrit.

    T’estimo cuca

    Me gusta

  2. Salvo excepciones (porque siempre habrá cosas imperdonables), un perdón nunca puede ser obviado y mal visto, solo los soberbios y orgullosos lo suelen hacer. Gran entrada de Blog después de una difícil y larga jornada de traducciones, comunicaciones y interpretaciones, de nuevo sin nubes en tu cielo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: