De las cuatro que llevo, esta es y será la tercera temporada consecutiva al frente de la interpretación simultánea en solitario (la primera de ellas fue “compartida”, por así decirlo). Desde entonces, en el blog he ido desvelando algunos de mis trucos, secretos o dificultades cuando traduzco. Uno de los elementos más bonitos y a la vez complejos de la interpretación es que nunca se sabe lo que ocurrirá; pero eso forma parte de la adrenalina y de la magia del directo. Para que esa magia no me deje sin palabras (nunca mejor dicho), hace unos meses me di cuenta de que una de las cosas que ha hecho mi cerebro ha sido desarrollar estructuras totalmente automáticas. Hace 46 Grandes Premios que debuté. Eso…