El juego consiste en lo siguiente: antes de empezar, hay que eliminar de la mente aquello de “nunca cambiará/las personas no cambian/jamás será diferente/las cosas serán siempre así/esto no pasará/esto sí pasará”. Una vez nos hemos quitado esas frasecitas de la cabeza, lo único que hay que hacer es dejar volar la imaginación y ver hacia dónde te conduce.  Si ese pensamiento te ha llevado a algo o alguien cercano a ti, vas por buen camino, es lo que te sale de dentro sin pensar demasiado. Con el paso del tiempo y a medida que acumulamos aprendizajes y cosechamos esa tan preciada “experiencia” que parece que solo se consigue con el transcurrir de los años, los humanos cambiamos. O mejor dicho: observamos, modificamos, corregimos,…