Dos días han sido suficientes para digerir un fin de semana intenso y emotivo. Como ya sabéis, no suelo escribir sobre elementos estrictamente deportivos y esta vez no iba a ser distinta. Una vez hablé de las traducciones históricas, esas que yo considero únicas por el momento que representan y aunque puedan parecer insignificantes, para mí son segundos o minutos que valen oro. El domingo la tradu histórica, evidentemente, fue la primera declaración de Marc Márquez como Campeón del Mundo de 2017 y la posterior rueda de prensa, pero más allá del título de Marc, yo pongo el broche final a 2017 con un detalle en común entre él, Dovizioso y Lorenzo. Ahí va: Punto número 1. Lo dijo el actual Campeón en su…