37: “Soy feliz con lo que hago”. Dakota Mamola.

Coincidí con él durante el Gran Premio de Cataluña y hace unas semanas le escribí para entrevistarle. De Dakota me llamaba la atención que fuera joven y ocupara un trabajo muy específico en el Mundial: el assistant de Cal Crutchlow. Si pienso en Cal, inmediatamente me vienen a la mente su ironía y sus juegos de palabras en rueda de prensa. Esos ojos fijos que a ratos no sabes si están haciendo uso del vacile o te están siendo tan sinceros que mejor que te eches a correr. Un piloto así tenía que tener al lado a alguien que supiera manejar ese carácter.

El viernes pasado me fui hasta Sitges para hablar un rato con Dakota porque tras leer e indagar un poco sobre su vida, me resultaba curioso que tuviera las cosas tan claras y quería saber más. Si alguien me ha leído alguna vez, sabréis que yo suelo moverme por vibraciones en cuanto a las personas, que me dejo guiar por lo que transmiten y Dakota desprende mucha energía, alegría, buen rollo y vitalidad. Es expresivo y sonríe la mayor parte del tiempo. A simple vista, cualquier persona pensaría que es un guiri total por el pelo tan rubio y la tez clara, pero si se le oye hablar en español, nadie lo diría. Obvio, ¿no? Nació aquí, normal que no se le note. Pues no es tan obvio: Dakota tiene nacionalidad española, pero se siente americano. Aunque si le preguntas sobre dónde considera que está su hogar… La respuesta es ‘aquí’. Llegó al mundo pisando fuerte en 1994, dos semanas antes de lo previsto porque su madre, Barbara, se cayó y rompió aguas. En su casa bromean al respecto.

Sentados en el jardín exterior de un bar de Sitges, me cuenta que su pasión por las dos ruedas empezó como algo natural, algo que le salía de dentro, que no tenía nada que ver con ser “hijo de”. Dakota tiene muy buena relación con su padre, Randy, pero es más de su madre. Él fue el primer hijo del matrimonio americano-belga y más tarde llegó Taylor, su hermana pequeña. Más allá de ser muy familiar y cercano es un tipo crítico, sin pelos en la lengua y agradece que su padre jamás le dijera que se dedicara a esto, o aquello. Que si las motos le hacían feliz y disfrutaba corriendo, adelante, que eso era lo más importante. Me comenta que hay muchos padres que le dicen a su hijo lo que tiene que hacer y por eso se siente afortunado de que en su caso fuera todo lo contrario. Lo único que Randy le pidió es que primero acabara el bachillerato. A partir de ahí, vía libre para dedicarse de lleno a la competición. Y ahí, es donde las cosas, de momento, no le han salido del todo como a él le gustaría. El apellido no le ha dado más que eso, un apellido. El talento, la velocidad y las aptitudes son cualidades suyas.

Dakota ha corrido en varios Campeonatos (el año pasado lo hizo en Superstock 600, dentro del marco de MotoAmerica), pero nunca ha estado más de un año en el mismo. Eso ha significado lo siguiente: por un lado, le ha permitido acumular experiencia en modalidades diferentes, algo que amplía su bagaje, pero por otro, no le ha dado la opción de acabar de “rematar”; en cuanto se adaptaba y empezaba a sentirse más cómodo, al año siguiente competía en otro Campeonato. Le pregunto que cómo vive él el hecho de no tener (de momento) esa oportunidad que anhela para correr en el Mundial. Se lo pregunto con prudencia, sin querer sacar ningún tema que pueda  tocarle la fibra más de lo necesario porque no me apetece incomodar a nadie, pero él no titubea y se mantiene firme: “no corro porque hace falta muchísimo dinero para hacerlo”. En ese momento, le escucho con asombro por la madurez con la que responde a un tema peliagudo. Sin tener que meditarlo mucho, sienta cátedra con argumentos muy sólidos y coherentes. “Esto ya no es como antes, ahora se necesita muchísimo dinero para poder correr y no siempre hay patrocinadores dispuestos a pagar. Cada vez más, las plazas del Mundial las ocupa el que más paga y eso es una lástima porque hace que sea mucho más difícil acceder. Sé de gente que incluso ha vendido su casa y a veces, hay pilotos muy jóvenes que no son conscientes de todo lo que eso significa. Mi padre me dio la opción de poner el dinero, pero fui yo el que dijo que no. Ni quiero tener esa presión, ni quiero que sea él el que se gaste esa cantidad tan enorme porque, al final, esto es como apostar en el casino: puede ir bien, pero también puede ir mal. El 80% de lo que hace un piloto tiene que ver con la mente y si no eres feliz, si corres con presión o con preocupaciones, es imposible que vayas rápido. Si yo supiera al 100% que sería capaz de hacer lo mismo que Márquez, le diría que sí, pero no es así. Esto es un círculo y si pones dinero una vez, sabrán que puedes hacerlo y siempre te acabarán pidiendo más”. Con su discurso, yo sigo atenta, analizando sus gestos y la manera en la que se explica. Dakota es seguro, sabe lo que quiere y lo que no. Sigue hablando: “Por eso, muchos pilotos se van a correr a otros países, porque así pueden ganarse la vida siendo felices y llevando a cabo su pasión”. Y pone el caso de Toni Elías.

Yo siempre digo que hay que luchar hasta el final, que jamás hay que dar nada por perdido hasta que se agotan las opciones y al parecer, Dakota también se rige por algo parecido. Ya trabajó con Cal en 2015. “Trabajando con él, estoy más cerca de conseguir una oportunidad para correr y ahora soy feliz con lo que hago”.  Se encarga de que al piloto del LCR Honda no le falte absolutamente de nada. Sabe cuándo debe dejarlo tranquilo y cuando tiene que estar a su lado, le prepara todo el material para que esté listo cuando salga a pista y está siempre disponible de un lado a otro. Sobre todo ahora que, tras la paternidad, Crutchlow no siempre viaja acompañado de Lucy. A Dakota le gusta trabajar con él porque es divertido, dice que si no, se aburriría. Para él, Cal es un amigo y lo considera uno de los pilotos más peculiares y complejos. Valora mucho que sea sincero y directo, igual que él. Aunque a veces cueste, Dakota sabe separar la amistad del trabajo y actúa en consonancia en todo momento. Parece tenerlo todo controlado, milimetrado, sin margen de error. Sea como sea, habla de su trabajo con una sonrisa dibujada en la cara y eso no tiene precio. En términos generales, no quiere dedicarse a nada que no sea el Mundial. Es su vida, su pasión (y yo eso lo comparto, lo entiendo y lo suscribo).

Antes de acabar, le pido qué es lo que le pone a él la piel de gallina y qué es lo que más le gusta (y lo que menos) de las personas. A Dakota le eriza la piel ver a alguien de su entorno conseguir algo por lo que lleva tiempo luchando, o al revés: ser él el que logra algo tras perseguirlo sin cesar. Lógica y bonita respuesta, pero más aún cuando responde acerca de las personas: no le gusta la gente que se cree superior a los demás, la gente engreída, o la gente cerrada. A él le gustan las personas abiertas, humildes, divertidas, sinceras, que digan y hagan lo que les de la gana, que sean auténticas. A esa respuesta yo me veo obligada a darle un 10. Creo que hace falta mucho de todo eso en el mundo.

Y para que os hagáis una idea de lo importante que es tener una motivación: él necesita tener siempre un objetivo. Funciona así. A día de hoy, es volver a correr y puesto que nada cae del cielo, entrena a diario 3 horas para estar listo físicamente por si llega esa oportunidad. No se sabe cuándo será, pero él ya estará preparado. Tiene muy, muy claro que si se lo propone, puede conseguir lo que quiera.

Si alguien se deja caer por Sant Pere de Ribes, que se pare a comer algo en el Pizzarrón. Allí hay una pizza que lleva su nombre. De hecho, su primer trabajo fue de pizzero, con 16 años, en ese restaurante. El dueño adora a Dakota y tienen puesto Movistar MotoGP en la tele. ¿Estupendo, no?

Anuncios

6 comentarios sobre “37: “Soy feliz con lo que hago”. Dakota Mamola.

Agrega el tuyo

  1. Bonita entrevista, donde Tu entrevistado, habla a corazón abierto, dando claves del Tipo de Persona que es. Bravo por los dos, uno preguntando, otro respondiendo y ambos tratando de estar viviendo ese mundo maravilloso de las MOTOS, que se ve os cautiva, Asimismo, es consciente de que las cosas, hay que hacerlas cuando realmente se puede. NO violentar la vida por un deseo, si no más bien, estar al lado y preparado, para cuando la ocasión surja, ¡¡¡¡ NO DEFRAUDAR !!!. Muy bonita charla, ojala que esos deseos se cumplan, y de no ser así, siempre quedará claro, que se intentó con CABEZA. Un abrazo a los dos, me consta que hay admiración mutua.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchísimas gracias por tu comentario 🙂 estuvo muy bien, hizo que las cosas fueran bastante fáciles y contó con todo detalle cosas que quizás otras personas no hubieran sido capaces de exponer. Constancia y trabajo. ¡Me alegro de que te haya gustado!

    Me gusta

  3. Llegué por casualidad a su Blog y he leído un algunas entradas, le escribo porque me gusta como lo hace Ud, más allá de esta entrada o de otras. Lo fácil sería la típica entrevista pregunta-respuesta, pero elabora un relato, una historia y los más importante es que es amena y que transmite, no sé cómo decirlo, la atmósfera del momento y la forma de ver las cosas del entrevistado, de alguna manera sus sentimientos y/o emociones. Perdone por expresarme tan mal, espero que se entienda lo que quiero decir. Me pregunto si escribe relatos o ha publicado algo.
    Sobre esta entrada, sale a relucir un tema que es muy duro para los pilotos y para el motociclismo: la pasta y la presión de los resultados del patrocinio. También el sacrificio de las familias, esos padres y madres que lo dan todo por que sus hijos tengan una oportunidad y que “apuestan en el casino”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: