35: Hándicaps

Si habéis leído alguna entrada anterior sabréis que de vez en cuando me gusta escribir sobre la parte menos positiva y bonita de mi trabajo (o de la vida, en general). Me siento muy afortunada de vivir de esto, pero no por ello creo que sea justo solo contar “lo bueno” y esa reflexión intento mantenerla siempre (hasta por xtreamr). Creo que es interesante compartir tanto lo bueno, como lo malo, por una simple razón: a mí me cansaría leer siempre cosas bonitas. Si bien abogo por el llevar una vida positiva en la que hay que saber torear cualquier momento y rendirse nunca debe ser una opción, lo cierto es que las dificultades y los baches en el camino están ahí. Y son parte de la vida. Evidentemente, mi trabajo me llena muchísimo y la peculiaridad de estar relacionado con la televisión me ha aportado cosas muy enriquecedoras que quizás en otro ámbito hubieran sido distintas. Pero la televisión no es sinónimo de automatismo, ni perfección. Yo, y cualquier persona que esté tras las cámaras, es humano y, por ende, tiene derecho a equivocarse o a vivir alguna situación desfavorable. Te dediques a lo que te dediques, siempre habrá días buenos y días… No tan buenos. Es importante diferenciar aquello que depende de nosotros mismos, de aquello que, simplemente, se nos escapa de las manos puesto que nada tiene que ver con nuestra voluntad o profesionalidad. Nuestras acciones son más o menos determinantes según la situación y su repercusión será de un calibre u otro, pero también hay que saber encajar el infortunio cuando uno mismo no puede hacer nada.

A lo largo de esta temporada hemos oído declaraciones de pilotos con problemas sobre la moto. Se trata de quien se tratara, podía haber salido a pista a dar el 100%, estando concentrado y súper en forma, sin ningún problema físico y con más ganas que nunca, además quizás un día en concreto, esa salida a pista, fue en un circuito que se le daba súper bien, y sin embargo, llegada la hora de la verdad, la moto no le dio buenas sensaciones o tuvo un problema mecánico de la índole que fuera. No fue culpa suya. Hay circunstancias que simplemente, ni se pueden prever, ni anticipar y ocurren… Sin más. ¿Qué puñetera es la vida, eh? Pues sí. Eso son hándicaps (la RAE la adoptó con su acentito hace más de 8 años). “Circunstancias desvaforables o desventajas”.

Y en mi caso, debo confesar que mi nivel de interpretación simultánea no es equivalente al día “que lo haga mejor”, ni al día “que lo haga peor”. El equilibrio es complicadísimo porque nunca sé qué me voy a encontrar y la presión es enorme. Llegados a este punto, más allá de lo que ya escribí en la entrada 13 y en la 29, ahí van los elementos que yo considero hándicaps. Esto es lo que no depende de mí:

  1. Un problema técnico. No suele ocurrir con muchísima frecuencia, pero pasa. Se pierde la señal, un micro mal conectado en la sala de prensa o algún aparato que no funciona bien. Puede pasar en el momento cumbre de una rueda de prensa (o no). No puedo hacer nada más que intentar ponerme en situación y recapitular cuando todo vuelva a la normalidad. Como subapartado, incluiríamos el ruido de fondo en pit lane o momentos así (entrada 29).
  2. Que el orador no hable bien inglés y se líe. Esto ocurre más de lo que parece. Es normal, cuando hablamos espontáneamente lo hacemos sin seguir ningún guión y eso implica que recapitules, que te hagas un lío en un idioma que no es el tuyo y que intentes reconducirlo. A los pilotos o a los técnicos les suele pasar. Alguno podrá pensar “esta tía no se entera”. E igual sí que me estoy enterando. Una vez me cayó un palo por Twitter (y más que caeran, supongo) “la traductora está traduciendo bastante mal”. Curiosamente, ese día, al acabar el directo pensé: “olé yo, la mejor rueda de prensa de toda la temporada, qué fluida me he visto”. Abro Twitter y leo eso. No dudé: yo estaba convencida de que lo había hecho bien. Se quejaba de una cosa de un piloto, que según él yo había explicado mal. Yo recuerdo estar traduciendo a ese piloto en concreto y decir “se está liando”. Yo puedo unir un discurso y aportar algo más para que quede bien, pero mi trabajo no consiste tampoco en sacar conclusiones y luego explicarlas. Debo ceñirme a lo que está diciendo la persona que sea. Ah, y no titubeé con el que me pegó el palo. Yo contesto tanto a lo bueno, como a lo malo (nótese aquí el tono jocoso).
  3. Yo. Aquí no me refiero a un error mío de traducción en sí, porque eso sí que depende de mí. En este punto incluyo estados o momentos que inciden en que un día, mi cabeza simplemente, no rinda. Puedo tener todas las ganas del mundo y sentirme bien, y que ella no me acompañe. O al revés, puedo encontrarme mal, tener migraña, por poner un ejemplo, un resfriado o cualquier cosa. Eso puede afectar y se escapa de mi voluntad. O que quieras decir una palabra y te salga otra. Eso es un mal menor, rectifico acto seguido y ya está. Sea como sea, pese a que puedo llegar a ser mi peor enemiga, yo intento hacerlo bien siempre.

Dejando un poco al lado lo profesional, con los hándicaps también se puede pedir ayuda. No está de más ser conscientes de cuándo hay algo que no podemos resolver por nosotros mismos, cuando algo se ha apoderado de algún rinconcito de nuestra vida y nos impide avanzar con la misma normalidad. Es obvio que nadie quiere sufrir y que nadie quiere hacer las cosas mal. Pedir perdón, dar las gracias, saber escuchar y ayudar es muy importante… Pero pedir ayuda también es vital. No pasa nada. De todo o de casi todo, se sale. Si no sabemos hacerlo por nosotros mismos, o por si por algún motivo nos cuesta más, no es nada malo que de fuera nos den un poquito de apoyo. Quizás lo necesitemos.

 

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “35: Hándicaps

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: