La conocí el 17 de diciembre de 2016, durante el Superprestigio dirt track en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Cuando nos presentaron, ella me dijo que yo le sonaba de los circuitos, que me tenía vista. Yo no viajo y el año pasado solo pisé el Circuit de Barcelona-Catalunya el jueves de Gran Premio, y el Ricardo Tormo de Valencia durante los días de test posteriores a la última cita de la temporada. Pero daba igual, ¿cómo iba a llevarle yo la contraria? Fue solo un momento y tampoco dio tiempo para más. Hace un tiempo empezamos a seguirnos por Twitter y un día, fruto de uno de mis venazos, le escribí un mensaje privado. Me apetecía entrevistarla para el blog. Para mi sorpresa, Roser…