30: Maneras y momentos

A veces desearía que mi cabeza no fuera tan rápido y que en ella cupieran menos pensamientos. O quizás los mismos pensamientos, pero más escalonados, que tampoco hay prisa, que el mundo no se acaba mañana (o eso parece). No sé lo que es tenerla en blanco y en la rueda de prensa de hoy, mientras interpretaba a Danilo Petrucci, me he puesto a reflexionar (por si no tuviera bastante) y sus palabras me han servido de inspiración para hoy. Precisamente Danilo es uno de los que a ratos, “me gusta menos” tenerlo en rueda de prensa: puede pasar de ser el más divertido del mundo a uno de los más complejos debido a alguna dificultad que tenga en inglés (se esfuerza un montón siempre, ¿eh?) y eso ralentiza un pelín mi trabajo.

Hoy, un periodista le ha preguntado que si hubiera dejado pasar a Dovi para así cederle la segunda posicíon. Hasta aquí, la pregunta está bien; lógica, normal, de cajón incluso. Pero en mi caso, lo que “me ha sabido mal” por Danilo es que añadiera después: “porque a ti un segundo o un tercer puesto te da igual”. No voy a profundizar mucho porque no sé cuál era la intención de la persona que lo ha preguntado y no puedo juzgar, pero creo que no era la manera. A nivel de cálculo matemático y de posiciones en el Campeonato sabemos que sí, que Danilo no se juega nada “importante”.

Hay maneras y maneras de decir las cosas. Cada persona, sea como sea, tenga la edad que tenga y se dedique a lo que se dedique, está pasando por un momento X de su vida. Eso implica un rango amplio de emociones que van desde la felicidad máxima, a la tristeza profunda, pasando por altibajos o por épocas algo más “planas”, sin más. Por eso creo que la prudencia debería ser un mantra antes de dar nada por hecho y empezar a dar consejos u opiniones o a juzgar sin motivo. Quizás para Danilo sí que hay una gran diferencia entre un segundo y un tercer puesto (ahora me apoyo en el ejemplo de Petrux, pero véase que es solo a modo de referencia, pobrete), él tiene sus planes y sus objetivos. Si bien defiende los colores de una fábrica y cuando llegue el momento echará un cable a su compañero, eso no significa que tenga que abandonar sus marcas personales por otro.

Ese es el problema. En la vida fuera de las carreras y según todos los factores anteriores (contexto, momento personal, etc…), acabamos “tragando”. Fruto de la inseguridad o de la dificultad para alzar nuestra voz, en más de una ocasión no decimos lo que pensamos por miedo, rabia o simplemente por no saber cómo hacerlo. Al César, lo que es del César. Nadie está por encima de nadie (creo yo) y todo el mundo merece luchar por lo que es suyo. Cada uno es libre de marcarse sus objetivos y de perseguir lo que considere oportuno. Y si por aquellas casualidades de la vida Fulanito o Menganito no está de acuerdo, existen millones de formas de decir o sugerir las cosas con educación, sabiendo que el receptor no se va a sentir herido. Por desgracia y por lo que hasta ahora yo he visto, el “analfabetismo emocional” está a la orden del día y algunas voces emiten cada juicio que me dejan muerta, ¡aaaay si se oyeran! No está de más pensar antes de hablar e incluir tacto en las aportaciones. El mundo lo acaba agradeciendo.

 

(Ah, a todo esto, lo mejor es pasar olímpicamente de aquellos a los que les fallen las maneras, ¡eso acelera el proceso!)

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “30: Maneras y momentos

Agrega el tuyo

  1. Te sigo desde hace poquito en lo que a la escritura se refiere, pero hoy he decidido leerme el blog desde el principio, ¡y me ha encantado! Me gusta como escribes, y el sentimiento que pones en tu trabajo, también. Tus ideas me han ayudado a dar un par de pasos adelante en mi carrera profesional, así que gracias! La verdad es que me siento muy identificada en algunos aspectos con lo que escribes, y me parece increible que puedas llevar de la mano una afición-pasión con tu trabajo. Es algo que en estos momentos yo misma estoy intentando, y que hasta antes de leerte veia muy lejos…. pero ahora, para adelante con lo que venga!!!!!

    Me gusta

    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Esther! Empecé el blog porque echaba de menos escribir y al final he ido encontrando la manera de unir elementos que a mí me parecen vitales con mi pasión, es decir, mi trabajo. Me alegro un montón si te ha servido para ver algo de distinto modo, yo escribo lo que me nace y saber que puede ayudar a alguien me hace sentir súper afortunada. Sea lo que sea lo que tengas en mente, tal y como has dicho tú, “adelante con lo que venga”. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: