26: Amor y respeto

La interpretación simultánea, desde fuera, puede entenderse como un concepto cerrado, como algo automático; un mecanismo de comunicación y punto. Algo que facilita la comprensión y que consiste siempre en lo mismo: escuchar, traducir, hablar y memorizar, todo a la vez… Pero no. Como tantas veces he dicho, yo solo escribo y hablo de lo que sé, de mis experiencias y mis vivencias, y en este caso, dejando a un lado las dificultades que pueden surgir en mi trabajo, yo clasifico las traducciones de MotoGP en: rutinarias (sobre neumáticos, sensaciones, resultados de carrera, balance…), bonitas (cuando un piloto se proclama Campeón del Mundo, cuando nombran Legend a alguno de los ya retirados…), las que dan jaleo (-estas me encantan- cuando hay pique o cruce de declaraciones en rueda de prensa) y luego están las menos frecuentes, por suerte, que  son las que detesto (cuando un piloto muere o cuando alguien está muy grave).

Hay días que me lo paso bomba en cabina. Días que acabo una rueda de prensa y pienso: “¡olé! venga, más más”. Suelen ser la mayoría porque realmente disfruto mucho de ello, pero también hay otros en los que no acabo satisfecha conmigo misma u ocasiones en las que “me aburro” si no ha habido mucho movimiento. Aun así, pase lo que pase, siempre le pongo el mismo amor (o eso intento) a todas mis traducciones. ¿Qué significa eso? Para hacerlo bien, para mantener un nivel, para crear un producto “habitual”, debes convertir en tuyo aquello que estás haciendo. Para que eso ocurra, ponerle amor a esa tarea es básico. Llamémosle amor o cariño, cada uno que lo defina como quiera. En mi caso es amor porque mis dos años y poco como intérprete están siendo mi relación amorosa más larga. Un amor que de momento, no falla y que a ratos parece para toda la vida. Romanticismos aparte, de no enfocarlo de esta manera, no conseguiría ni la mitad de resultados. Da igual el tema o el día, todas y cada una de mis traducciones merecen que mi nivel de exigencia sea el mismo. Y para ello, también necesito el respeto que le tengo a lo que hago.

Todos (o casi todos) contamos con algo en nuestra vida que nos apasiona, algo sin lo que no podríamos vivir (a ver, sí que se podría, pero nos dolería no contar con ese factor). Anoche tuve cena de traductoras; mis amigas de la carrera, y hablando cada una de lo suyo, yo les conté que era incapaz de imaginarme mi vida sin mi actual trabajo, que mi cabeza no conseguía poner en mi mente esa situación y que si realmente algún día esto se acabara (por motivos ajenos a mi voluntad), sería como si me arrancaran una extremidad. Igual de aquí a tres años estoy “hasta el moño”, pero ahora lo vivo así. Siento un profundo respeto hacia el mundo laboral que me rodea. Observo, admiro, aprendo y ejecuto todo lo que puedo porque realmente es algo único. Y es que en un fin de semana tan triste como el que hemos vivido, me he dado cuenta de que tener respeto ya no solo hacia las personas sino a cualquier cosa, es un acto humano que marca la diferencia. Ese respeto hizo que, por ejemplo, en mi caso, me costara respirar mientras ponía voz a Carmelo Ezpeleta cuando comparecía ante la prensa el viernes. Ese mismo respeto me hizo casi romper a llorar cuando puse voz al médico que comunicó la muerte de Luis Salom.

No somos máquinas. Tenemos sentimientos. Los sentimientos, a veces, aparecen en el trabajo. Y eso dice mucho de nosotros. Por mi parte, seguirá siendo así. Me seguiré riendo cuando Cal Crutchlow se ría, se me seguirá dibujando una sonrisa en la cara mientras traduzco (eso también se nota) cuando alguien diga algo bonito, me pondré seria cuando el piloto lo requiera y quizás algún día no pueda evitar llorar, no lo sé. Sea como sea, y haga lo que haga, será porque le pongo amor a lo que hago y porque me importa. El día que eso deje de ser así… Que busquen a otra/o, que algo me habrá pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: