21: La clave del feeling o la teoría del círculo

Remarco y anticipo que lo que viene a continuación no es ningún método, tampoco es palabra de Dios y ni mucho menos es la realidad. Es básicamente, como todo lo que he escrito hasta ahora, lo que a mí me parece en un tema determinado, fruto de la experiencia y de la observación de lo que me ha ido pasando y de lo que me rodea.

Si tuviera que hacer una lista de las palabras que más usan los pilotos en rueda de prensa (o en cualquier entrevista), creo que feeling (en terminología de motociclismo, las famosas “sensaciones”), race (carrera) y tyres (neumáticos) se llevarían la palma. Centrémonos en la primera: el feeling. Un piloto se cabrea y se preocupa cuando no tiene buenas sensaciones con la moto, cuando no las tiene tampoco con los neumáticos, o cuando en general, no tiene buenas sensaciones en ningún aspecto por mil millones de cosas que le puedan estar pasando en un fin de semana concreto, en un circuito en particular (el asfalto, muchas o pocas curvas, el tiempo, los rivales, la electrónica, el no sé qué, el no sé cuántos…). Cuando están en ese punto es complicado que lleguen los buenos resultados y es más fácil que cometan algún error por la ansiedad de encontrarse bien, por las ganas de pasar el mal trago. Se les nota en la cara en muchas ocasiones y sus respuestas son totalmente distintas. Resumiendo: a lo largo de ese fin de semana es muy probable que no mejoren y tampoco avancen si no consiguen encontrar el feeling con su moto. Si falta algo, si las cosas no están en su sitio, si algo falla… Difícil sentirse bien.

Ahora traslado eso al interior de todos y cada uno de los que me leéis. Para hacerlo de manera completa habría que sumar algunos de los ingredientes contados y comentados en las publicaciones de estos últimos meses: la prisa, el saber decir adiós, el miedo al fracaso, la acción y la repercusión, la motivación y el vivir el momento presente, entre otras cosas sobre las que todavía no he escrito. Y… ¿por qué? Pues porque la mayoría de las veces las frustraciones, los malos momentos y las dificultades se llevan peor cuando no hay ningún tipo de feeling con nosotros mismos, cuando existe algún tipo de conflicto interno que no nos deja avanzar ni sentirnos bien. Eso puede ir desde tener el autoestima baja, a estar encabronado en el trabajo, a estar en conflicto con alguien, hasta directamente sentirse perdido en la vida. Y lo peor de todo es que ese estado, aunque falle solo en un ámbito, suele repercutir en el resto de nuestra vida.

Para que las cosas encajen, para saber torear una situación y para saber estar en nuestro sitio, es clave estar en paz con nuestra persona, querernos y aceptarnos. A esto lo llamo yo la teoría del círculo. Siempre que hablo de cómo me siento desde hace unos meses hasta ahora, lo hago haciendo alusión a esa teoría (me encantaría poder insertar un dibujito aquí). Significa que no necesito ni más, ni menos de lo que tengo. Que me siento completa y que por eso, es un círculo. Todo está al mismo nivel, no hay posiciones distintas ni nada que lo altere. Se trata de un círculo que no se quebranta y que si se rasga, enseguida vuelve a recomponerse.

La teoría del círculo funciona así:

  1. Quiérete. Física y mentalmente. Acepta que tienes tus más y tus menos, que siempre se puede mejorar en las dos partes, pero ten claro siempre que vales millones. Porque tú lo vales. Y punto. No permitas que nadie te haga dudar. Eres genial y el que quiera ponerlo en duda, que ni empiece a hacerlo, que se vaya por donde ha venido, directamente.
  2. Busca y encuentra lo que te hace feliz. Estancarse no sirve. Sal e intenta encontrar qué es lo que te llena de verdad. Sé paciente y espera. Llega hasta el final de la cuestión y no te retires hasta que no sea la única opción. Quizás te sorprendas.
  3. Escucha música. Es como la gasolina, te activará y te permitirá seguir en marcha.
  4. Haz deporte. Súper mecanismo para liberar tensiones y desahogarse. Menos carga sobre la espalda tanto física, como metafóricamente. Todos llevamos a cuestas mil historias y en mi caso el deporte me ayuda a ir quitándomelas de encima.
  5. Que te la sude lo que opinen los demás. Que te la resbale, que te la bufe, que te entre por un oído y te salga por el otro. O que no llegue a entrarte por ningún oído. Que te la pele un montón. En todo. Si estás seguro de lo que dices/haces/piensas, ni pu** caso a las opiniones que no pides (esas son las peores) y a los comentarios que no aportan absolutamente nada.
  6. Descubre o disfruta de ser independiente. A todos nos gusta estar acompañados, pero no es recomendable confundir ese sentimiento tan bonito con el hecho de “necesitar” constantemente a alguien al lado. Es preferible aprender a caminar solo y a resurgir de donde haga falta de la misma manera; solo. Ya llegará el momento en el que te tengan que rescatar. Mientras, mejor que aprendas a hacer las cosas por y para ti.
  7. Comunícate y no juzgues. No des por hecho jamás que otras personas van a entender tu mensaje igual que tú lo tienes en tu cabeza. Asegúrate de decir las palabras justas o explícate muy bien para que no haya lugar a ambigüedades, ni malentendidos. La mala comunicación suele pasar facturas carísimas. Tampoco es bonito juzgar. No somos nadie para meternos en la vida de los demás y juzgar suele hacer daño. Tampoco dejes que nadie te juzgue. ¿Quién tiene derecho a hacerlo? Pues eso, nadie.
  8. Rodéate de gente que valga la pena. No aguantes a quien no te aporte lo que consideras que es bueno para ti. Quédate con quien te haga reír y saque lo mejor de ti, aquellos o aquellas con los que te sientas cómodo y relajado. Las toxicidades, fuera. No pierdas el tiempo.
  9. Di te quiero. Este punto es un poco fifi y va en contra de mi pose de tía dura, pero es verdad. Di te quiero a tu familia, a tus amigos, al amor de tu vida, a tus jefes si también los quieres. Haz saber a la gente que te importa todo lo que significan para ti. Más amor das, más amor recibes.
  10. Haz lo que te de la real gana. Lo que te apetezca en cada momento, siempre y cuando esté dentro de la ley y no hagas daño a nadie. No inviertas tu tiempo en pensar demasiado y en entrar en bucle. Tampoco te arrepientas si en el proceso te sale mal. Lo que te salga de dentro, de las entrañas. Haz eso. Escucha tu voz interior que nunca se equivoca.

Si consigues solucionar cualquier conflicto interno, si llega el momento en el que sientes y eres consciente de todo lo que puedes hacer, si te ríes de tus miedos y si encuentras la paz interior… Habrás encontrado el feeling. A partir de ahí podrás intentar luchar por el podio, por ganar la carrera e incluso por el título Mundial. Y si no, seguirás teniendo buenas sensaciones y volverás a intentarlo en tu próxima temporada. Los resultados no siempre dependen de nosotros, puesto que los factores externos ejercen su papel, pero ya sea para bien o para mal, si estás bien contigo mismo, aunque quedes segundo o décimo en la clasificación, lo encajarás mejor. Sabrás que puedes y no te afectará tanto. Llorarás menos si eres de lágrima fácil, serás más espontáneo si antes no lo eras. Probarás otras cosas, cambiarás de equipo y no dejarás de buscar tu vuelta rápida. Y un día lo harás, marcarás tu mejor registro, cruzarás meta y entonces te darás cuenta de que eres Campeón, Campeón de tu Mundo.

4 comentarios sobre “21: La clave del feeling o la teoría del círculo

Agrega el tuyo

  1. Es cierto lo que dices, el feeling es muy importante en motogp y en todas las facetas de la vida. Aunque a veces pude ser engañoso también. Hay momentos en los que feeling sale automático y otros en los que hay que trabajarlo para conseguirlo.
    Estoy de acuerdo en las diez cosas que dices para ser feliz y lograr tus metas. Me ha gustado mucho tu post, sigue asi.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Desde mi punto de vista, si alguna vez te parece engañoso, es que no es del todo lo que quieres/sientes. Ya sea automático como dices o trabajándolo, acaba siendo lo que te hace sentir bien ¡y eso el cuerpo lo sabe! Me alegro un montón de que te haya gustado. Gracias de nuevo 🙂

      Me gusta

  2. Que complicado es conseguir todas a la vez, cerrar el círculo, pero la mas importante es la primera, quererse a uno mismo. Genial entrada, ya voy casi por la mitad y pronto llego a otra de tus recomendaciones, la 23, a excepcion que las nuevas si que las leo. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: