Lo cantaba Macaco en su Movingque “nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión…”, lo escribió Machado, “caminante, no hay camino, se hace camino al andar…” y lo dijo Dani Pedrosa en rueda de prensa tras la victoria en Jerez, “para que las cosas pasen, hay que provocarlas”. Música, literatura y motos unidas por el mismo hilo. Para muchos el rugido de un motor puede ser la más conmovedora de las melodías, las trazadas de un piloto en pista pueden ser la más enriquecedora de las lecturas y las palabras de un piloto (en este caso, Dani) pueden ser la más bonita de las declaraciones. Aquí el que no ve que las motos son poesía, es porque no quiere.

Todo esto me viene como anillo al dedo, pero vamos por partes. Este año estoy descubriendo que a pesar de que el discurso de los pilotos no suele diferir mucho entre unos y otros, sí que difieren sus actitudes. Maticemos: los pilotos suelen hablar en rueda de prensa sobre sensaciones, recuerdos en este o aquel circuito, objetivos, alguna cosa más técnica, alguna queja o indirecta a quien sea y sobre lo contentos o enfadados que están tras el resultado en carrera. Peeeero no es lo mismo la manera en la que Márquez muestra su alegría, que la manera en la que lo hace Crutchlow, por ejemplo. Uno sonríe y el otro vacila. Cuando se trata de ponerse serios, Jorge es muy directo; va al grano y Valentino igual, pero quizás el italiano juega más a los dobles sentidos. Luego está Viñales, que me sorprende del “miedo” que da diciendo según qué cosas. Digno de admirar y respetar. Pero de esa sensación que me provoca, escribiré en otra ocasión. Esta vez le toca a Dani ser el motivo de mi inspiración.

Ganó en Jerez, eso ya lo sabemos. Y lloró, que también lo sabemos. Es evidente que algo ha cambiado en él, lo llevamos viendo desde hace meses, pero el domingo estuvo “bordado” y no solo a lo largo de las 27 vueltas que tuvo que dar hasta ganar. Dani habló con el corazón, más que nunca quizás. O al menos, desde que yo lo traduzco. En todo este tiempo jamás había visto a un Pedrosa tan sincero y sereno. Fue muy claro al decir que cuando era más joven las cosas salían “sin más” y que con el paso del tiempo se había dado cuenta de que para que algo suceda, hay que provocarlo. Que uno mismo es quien tiene que buscar “eso”, para conseguir o intentar que ocurra de manera consciente. VERDAD VERDADERA. A veces, nos quedamos quietos esperando a que lo que queremos caiga del cielo, o esperando a que alguien haga algo por nosotros. Error. No hace falta forzar situaciones, pero sí buscarlas un poquito, con conocimiento de causa y prudencia, por si acaso. Nadie dijo que fuera fácil, la gracia está en ir avanzando siempre algo más hasta dar en el clavo (en mi caso lo fácil, me aburre). Dani demostró el domingo que sí, que se puede.

Hay que salir a buscar lo que nos hace felices. Hay que moverse, hay que andar con un destino marcado y es importante ser conscientes en todo momento (mindfulness) de lo que estamos haciendo, de lo que queremos provocar. Centrar tu atención en un solo objetivo, o en 500 si te apetece y si te va la marcha, pero sean cuantos sean, tenerlos claros. Si no, la mente no funciona igual, se distrae y ahí es cuando hacemos las cosas a medias (yo lo odio, o se hace bien, o no se hace). En las motos, en la vida, en los estudios, en las relaciones entre personas (sean del tipo que sean…) no podemos dar nada por hecho, ni establecido. Una carrera no se gana si se pierde la concentración y se comete un error, igual que la comunicación no se produce si las personas no son capaces de expresar lo que piensan o esconden parte de lo que es importante, como tampoco llegamos a nuestro destino sin ir paso a paso.

Nunca es tarde para cambiar, ¡típica frase, eh!, pero es verdad. Pedrosa ha cambiado. Márquez empezó a cambiar el año pasado. Y les ha ido bien. El entorno, la fuerza física y mental, la determinación, el tener los pies en la tierra… Todo ayuda. Tocar la cima, sea en el ámbito que sea, no siempre es sinónimo de una estabilidad posterior. A veces nos toca seguir haciendo camino, pero cambiando la manera en la que dejamos huella. A todo esto, ¿qué es dejar huella para vosotros? Tengo curiosidad.

Y hasta aquí. Deseando empezar a rodar en Le Mans. Si fuera piloto, diría que estoy “very happy with the feelings” tras la carrera de Jerez. No sé por qué. Sin más. El mejor domingo de traducciones de esta temporada.

Seguimos rodando… Porque en realidad nunca dejamos de hacerlo.