10: El miedo al fracaso y la magia de después

Todos (o casi todos) lo hemos sentido en algún momento de nuestras vidas. Esa especie de nudo en el estómago. El run-run que te impide llevar a cabo cualquier tarea con normalidad y que te dice continuamente que “te vas a equivocar” y que a veces te paraliza. Una mezcla entre miedo, tensión, nervios e incluso ansiedad. No es oro todo lo que reluce y quien algo quiere, algo le cuesta, pero las cosas se vuelven todavía más complicadas si X pensamientos no te dejan avanzar y te bloquean. Superarlos puede ser como escalar la montaña más alta a 20 grados bajo cero.

El 2 de febrero de 2015 pisé Dorna por primera vez como estudiante de prácticas (el término becaria nunca me ha gustado mucho). Ese día empezaba un período de 8 meses en el que debía demostrar que tenía X capacidades mientras seguía aprendiendo y me formaba como periodista. Ya lo dije una vez, a mí jamás se me pasó por la cabeza ser Intérprete simultánea, pero la finalidad de aquel período también era “probar” durante los directos a ver qué tal se me daba porque los idiomas eran un plus. Sí, soy Traductora e Intérprete y sin embargo, eso siempre ha sido un complemento a mi vocación, la de ser periodista. Ese día empezaba algo muy bonito y recuerdo ir de camino hacia allí… Llorando. Y no precisamente de alegría.

2015 fue un año muy, muy duro para mí. Un año en el que tuve que aprender que la presión y los malos momentos se deben gestionar, sí o sí, cueste lo que cueste. Que tirar la toalla y esconderse bajo el edredón no sirven de nada, que no hay pena que cien años dure ni cuerpo que lo aguante.  Esto lo digo ahora, casi dos años más tarde y tras haber tenido un 2016 muy bueno. Ocurre que, a veces, nos asaltan miedos irracionales que nos cortan las alas, que son más fuertes que nosotros y que hasta que nos damos cuenta de que son solo eso, miedos, el calvario parece infinito. Recuerdo sentirme culpable por estar pasándolo tan mal mientras vivía el principio de una historia laboral-personal increíble. Fueron meses de lucha interna en los que “las prácticas” eran la única cosa que me motivaba a levantarme cada día. Y el sentimiento de culpa seguía ahí, en bucle. Por suerte, aquello ya pasó.

Lo vivido en 2015 no fue miedo al fracaso laboral. Fue miedo al fracaso personal, en términos muy genéricos. En el fondo agradezco haber vivido X cosas para haber aprendido a valorarme y a conocerme, para entender que el error humano existe y que en determinadas ocasiones uno hace hasta donde puede y como puede. Las personas se equivocan y NO pasa nada. Algo tan sencillo a mí me costó lo mío. Toda mi vida he sido (y soy) muy exigente conmigo misma; nunca tengo suficiente. El aprender a calmarme, a no pensar más allá, a ser consciente de que sí puedo y sí valgo, fue algo realmente tedioso. Una vez entendí y “superé” ciertas barreras… Llegaron otros miedos. ¡Claro que sí! ¿Cómo iba a estar yo tranquila?

Pasamos de 2015 a 2016. Contratada. Jamás había hecho una rueda de prensa “larga”; es decir, una intervención en directo de más de 5 minutos (salvo las declaraciones de Marc Márquez y Valentino Rossi post Sepang Clash, aquellos fueron mis primeros 50 minutos en directo, un estreno por todo lo alto). Pasé de traducir intervenciones cortas en pit lane parc fermé, a traducirlo todo. Mamma mia, qué miedito Catar 2016. Antes hubo algo más: la interpretación simultánea de la presentación del Yamaha Movistar Team a finales de enero (no recuerdo fecha). Pasé un fin de semana de perros dándole vueltas a lo que me esperaba el lunes, pensando que me iría fatal. Y no. Carles Pérez comentaba el acto mientras Gavin Emmet hablaba y yo intervenía traduciendo los parlamentos. Nos fue bien, a mí incluso me dio seguridad compartir cabina con él y no hubo ningún problema. Pero sin bajar la guardia. De ahí, al GP de Catar.

¡Y se hizo la magia! Sin haber hecho ninguna rueda de prensa larga, sin haber podido practicar mucho en invierno y sin tener nada más que mi cabeza inquieta y mis conocimientos, afronté mi primera rueda de prensa como Intérprete simultánea de Movistar+ MotoGP. Ni titubeos, ni nervios, ni mente en blanco, ni voz temblorosa. De aquello ya no había nada, o quedaba muy poco. De golpe, y sabiendo que aún me quedaba mucho por aprender y por pulir, sentí que lo de interpretar-traducir “estaba hecho para mí”, como si llevara haciéndolo mucho tiempo. Me salía de dentro, sin más, como algo automático. Serenidad, tranquilidad, hasta licencias poéticas. Recuerdo acabar y pensar: ¿en serio? ¡Al final no ha sido un desastre! A partir de ahí, empecé a sentirme como pez en el agua en mi querida cabina-jaula.

Pero eh, que no se entere nadie, yo todos los jueves de Gran Premio, cuatro horas antes de la rueda de prensa, sigo poniéndome nerviosa. Dicen que cuando algo te pone de los nervios es que te importa de verdad. Pues no veas. Sieeeeempre aparecen mis amigos los ¿y si…?¿Y si hoy me quedo en blanco? ¿Y si hoy cometo un súper error de traducción…? Todavía no se ha dado el caso (soy muy crítica conmigo misma y lo llevo todo al dedillo), pero el día que ocurra, pues NO pasará nada. Soy humana. No soy una máquina y si me equivoco a gran escala, rectifico, pido disculpas a quien haga falta y ya. Al final, esto va así. Queridos espectadores, discúlpenme si algún día patino. Habrá sido sin querer.

Curiosidad: precisamente miedo, en italiano, paura, es mi palabra favorita en ese idioma.

Es noche de reyes y hay que hacer magia. Para mí magia es lo que hacen los pilotos cuando se suben a sus motos.

Magia me parece poder vivir de esto. I feel blessed.

2 comentarios sobre “10: El miedo al fracaso y la magia de después

Agrega el tuyo

  1. Errors en cometem tots. Cada dia. I per sort, perque només s,apren dels errors. Errors que no tornarem a cometre. Ja en vindran d,altres. L,important es l,actitut. I aquest aspecte ja el tens mes que superat. Seguim, que ens espera un 2017 apassionant…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: